Translate

miércoles, 9 de julio de 2014

3. “A la cuarta va la vencida”

En mi tierra hay un dicho: “A la tercera va la vencida”, expresión sencilla de un pueblo que enseña a las nuevas generaciones a no darse por vencido, a no desanimarse por los  “cantasos” de la vida, sino a levantarse y perseverar.  Esta frase que me decían mis abuelos ha adquirido un nuevo significado al conocer lo que viven miles de migrantes:

Luego de que nuestros hermanos eritreos descansaron han almorzado con nosotros.  Me senté junto a uno de ellos que hablaba inglés y le pregunté sobre el viaje que habían enfrentado.  Me contó como esta era la cuarta vez que él intentaba llegar a Italia. La primera vez pagó 1,000 dólares, la segunda también, la tercera 600 y la última 1,600.

Partiendo de Eritrea tuvo que enfrentar un largo viaje por el desierto para llegar a Libia.  Una vez que llegó allí tuvo que trabajar y ahorrar durante meses para poder pagar el viaje.  Luego de cada intento tenía que trabajar para ahorrar lo necesario.  La primera vez la policía de Libia los atrapó cuando estaban por partir y lo metieron a la cárcel.  Sus familiares tuvieron que pagar para poder salir de la cárcel.  La segunda vez lograron partir, pero se encontraron con mal tiempo y quien navegaba se asustó y les confesó que no sabía navegar bien. Por eso regresaron.

Luego de estos dos intentos fallidos, aumentaba la ansiedad, y para no tener que esperar más tiempo la tercera vez pagó por una embarcación más económica.  Durante el viaje la nave empezó a dañarse, el motor no funcionaba bien.  Todavía le faltaban 15 horas para llegar a aguas internacionales, decidieron regresar para salvar sus vidas. 

Finalmente decidió esperar, ahorrar aún más para poder pagar por una embarcación más segura y aumentar las posibilidades de su viaje.  En esta cuarta travesía lograron llegar a aguas internacionales donde fueron recogidos por la Italia en un programa conocido como “Mare Nostrum”. 


Así como este grupo de Eritreos, son miles los que están llegando a Italia a través de estos peligrosísimos viajes.  Según los datos de “Save the Children” del 1 de enero al 17 de junio de este año han llegado más de 58,000 migrantes, de estos más de 5,300 mujeres, más de 9,000 menores  de edad, de los cuales más de 3,160 de ellos acompañados por adultos.  Los demás niños y jóvenes fueron enviados solos porque sus padres no tenía los medios para poder pagar el viaje de otros familiares. 


El 3 de octubre de 2013 murieron 366 prófugos eritreos, entre ellos muchos niños y mujeres en este peligroso viaje. 

El papa Francisco se pronunció inmediatamente ante lo sucedido y también decidió ir a Lampedusa, para rezar por los difuntos e invitar a todos a no permanecer indiferentes ante esta realidad.

Para ayudar a tomar conciencia de la situación que enfrentan estos migrantes “Save the children” ha creado un perfil facebook ficticio como si fuese Bereket, un adolescente de 15 años que cada día escribe en su perfil lo que va viviendo a través de su recorrido. https://www.facebook.com/ilviaggiodibereket