Translate

domingo, 17 de enero de 2016

47. A mis hermanos migrantes y refugiados

A MIS HERMANOS MIGRANTES Y REFUGIADOS


En la jornada del migrante y del refugiado comparto un saludo especial con mis hermanos puertorriqueños que han migrado hacia Estados Unidos y otras naciones. Al mismo tiempo recuerdo con afecto a mis hermanos peruanos, mexicanos, salvadoreños, guatemaltecos, venezolanos, cubanos, estadounidenses... y a todos los migrantes y refugiados.
Como migrantes que somos llevamos en el corazón la nostalgia del pasado, de la tierra que nos vio nacer, los recuerdos de la niñez, el gusto de nuestra comida típica y de nuestra música.
A mis hermanos de la diáspora boricua que extrañamos el arroz con gandules, el pernil y el coquito, el canto del coquí y las playas de la Isla del Encanto... desde lejos cantamos: “Yo sería borincano aunque naciera en la luna”..., por más tiempo que vivamos lejos de Puerto Rico no hay quien nos quite “la mancha de plátano”.
A mis hermanos peruanos..., tantos de ustedes migraron desde Ayacucho y de tantas partes de la sierra buscando una vida mejor para su familia en la capital. Tuve la bendición de vivir junto a ustedes 6 años en la periferia de Lima, soñando junto a ustedes una vida digna para cada persona, una oportunidad de estudio para cada niño y cada joven, una sociedad más justa en la cual los jóvenes no sean víctima de la violencia de las pandillas sino que tenga la oportunidad de formarse para servir a su pueblo trabajando.
A mis hermanos mexicanos, salvadoreños, venezolanos, guatemaltecos, cubanos... Recuerdo con afecto la acogida que me han brindado, la fraternidad universal que nos ha unido. Llevo en el corazón la historia de tantos de ustedes que sufren porque su papá u otro familiar ha tenido que migrar para dar más posibilidades a la familia. Recuerdo el llanto de algunos jóvenes que se sentían abandonados, olvidados y la impotencia de no poder hacer nada.
A mis hermanos estadounidenses, yo fui concebido en Connecticut y migré junto a mis padres, o mejor dicho, aún dentro del vientre de mi madre, hacia Puerto Rico, donde nací y crecí. Hermano, no te olvides que tu también fuiste migrante, no rechaces al extranjero, como no te gusta que te rechacen a ti. No permitas que algunos siembren miedo dentro de ti robándote la alegría de acoger. Tu identidad no se fortalece construyendo muros, lanzando bombas o marginando a los demás, tu grandeza se mide por la apertura de tu corazón.
Hermanos todos, que conocemos la dificultad de dejar la patria y de insertarnos en una realidad nueva y desconocida,...
Hermano, si haz llegado a tu meta no descanses todavía hasta que todos lleguen a la suya...
Recuerda a tantos hermanos refugiados que escapan de la guerra, de la violencia y también del hambre y la miseria...
Que las puertas de nuestro corazón permenezcan siempre abiertas para acoger a cada extranjero,...
para reconocer en cada persona un hermano....
Usemos nuestra inteligencia y nuestros valores,...
aquellos que hemos aprendido de nuestros padres y abuelos,...
para construir juntos un mundo más justo donde reine la paz,...
donde cada ser humano pueda vivir con dignidad.
“Caminante no hay camino... se hace camino al andar.”
Queridos hermanos migrantes, en este día me uno a las palabras de Papa Francisco y desde Italia les envío un abrazo y una oración... hasta el día que nos volvamos a encontrar aquí en la tierra... o en Dios, nuestra Patria.
“Queridos hermanos y hermanas emigrantes y refugiados. En la raíz del Evangelio de la misericordia el encuentro y la acogida del otro se entrecruzan con el encuentro y la acogida de Dios: Acoger al otro es acoger a Dios en persona. No se dejen robar la esperanza y la alegría de vivir que brotan de la experiencia de la misericordia de Dios, que se manifiesta en las personas que encuentran a lo largo de su camino. Los encomiendo a la Virgen María, Madre de los emigrantes y de los refugiados, y a san José, que vivieron la amargura de la emigración a Egipto. Encomiendo también a su intercesión a quienes dedican energía, tiempo y recursos al cuidado, tanto pastoral como social, de las migraciones. Sobre todo, les imparto de corazón la Bendición Apostólica.” PAPA FRANCISCO
Para leer todo el mensaje: https://w2.vatican.va/content/francesco/es/messages/migration/documents/papa-francesco_20150912_world-migrants-day-2016.html


TO MY REFUGEES AND MIGRANTS BROTHERS

To all my friends from near and far. In this day that we remember all refugees and migrants I want to thank God because our journeys here on earth have met. In you I have found God's Mercy. I do not know if our paths will meet again, but I ask God that he may continue to bless you in the pilgramage of life, until we all meet again one day in heaven.
I share with you this beautiful message from Pope Francis:
"Dear brothers and sisters, migrants and refugees! At the heart of the Gospel of mercy the encounter and acceptance by others are intertwined with the encounter and acceptance of God himself. Welcoming others means welcoming God in person! Do not let yourselves be robbed of the hope and joy of life born of your experience of God’s mercy, as manifested in the people you meet on your journey! I entrust you to the Virgin Mary, Mother of migrants and refugees, and to Saint Joseph, who experienced the bitterness of emigration to Egypt. To their intercession I also commend those who invest so much energy, time and resources to the pastoral and social care of migrants. To all I cordially impart my Apostolic Blessing."
Pope Francis - MESSAGE OF HIS HOLINESS POPE FRANCIS
FOR THE WORLD DAY OF MIGRANTS AND REFUGEES 2016
[January 17, 2016]
“Migrants and Refugees Challenge Us. The Response of the Gospel of Mercy”
To read all the message: https://w2.vatican.va/content/francesco/en/messages/migration/documents/papa-francesco_20150912_world-migrants-day-2016.html


NELLA GIORNATA DEL MIGRANTE E DEL RIFUGIATO

Mi unisco alle parole di Papa Francesco in occasione della Giornata del Migrante e del Rifugiato. Grazie ad ogni fratello rifugiato e a ogni volontario che ha donato tempo, forze, amore nell'accoglienza per "intrecciarci".
"Cari fratelli e sorelle migranti e rifugiati! Alla radice del Vangelo della misericordia l’incontro e l’accoglienza dell’altro si intrecciano con l’incontro e l’accoglienza di Dio: accogliere l’altro è accogliere Dio in persona! Non lasciatevi rubare la speranza e la gioia di vivere che scaturiscono dall’esperienza della misericordia di Dio, che si manifesta nelle persone che incontrate lungo i vostri sentieri! Vi affido alla Vergine Maria, Madre dei migranti e dei rifugiati, e a san Giuseppe, che hanno vissuto l’amarezza dell’emigrazione in Egitto. Alla loro intercessione affido anche coloro che dedicano energie, tempo e risorse alla cura, sia pastorale che sociale, delle migrazioni. Su tutti imparto di cuore la Benedizione Apostolica." - FRANCESCO

Per leggere tutto il messaggio: https://w2.vatican.va/content/francesco/it/messages/migration/documents/papa-francesco_20150912_world-migrants-day-2016.html